Sin categoría

Bebés de alta demanda

Siento como si hiciera años infinitos desde mi última entrada, y lo cierto es que ni las vacaciones ni el trabajo me exculpan de la demora, tan siquiera Bollito… O tal vez sí, de manera colateral. Haber descubierto que se trata de un”Bebé de Alta Demanda” ha supuesto un arma de doble filo: por un lado me he sentido aliviada al comprender que no es único, ni caprichoso, que no estoy sola… Pero inevitablemente me he desanimado hasta lo más profundo al saber que nuestra vida ahora es, en adelante, una carrera de fondo.

¿Qué supone este término tan desconocido? Los bebés de alta demanda son niños normales, simplemente aglutinan unas características específicas tales como: actividad extrema, irritabilidad máxima o demanda constante. Creo que lo mejor para entenderlo será hablar de Bollito, que es lo que yo conozco…

Viajar en coche, ese somnífero irrefutable para cualquier pequeño… Menos para el mío. Bollito detesta subir al coche, llora desde el minuto uno hasta la llegada al destino, ininterrumpidamente, sin consuelo ni distracción posible. Eso si llegas a meterlo en el coche porque si se pone en modo “tabla” no hay quien lo doble para atarlo a la sillita. Mismo problema con el cochecito o la sillita de paseo. Me emperré en comprar un Bugaboo y no pasa día que mi marido no me recuerde que nos gastamos una pasta para nada, porque ni un trono le valdría. Daría lo que fuera por poder pasear con él en su cochecito… Pero detesta ir atado, en realidad detesta no ir mirándolo todo, a poder ser en bracitos, esto es así desde que tiene tres meses, abandonó el cuco más temprano de lo debido. Pensé que si lo que quería era contacto una mochila me solventaría la papeleta pero NO, otro gasto en balde, ni Ergobaby ni Manduca ni leches, él no quiere sentirse atado, en la mochila sus movimientos constantes, enrabiados, como de costumbre, hacían inviable su transporte confortable. Así que ir con él a cualquier parte es agotador. Para más inri quiere verlo todo, tocarlo todo, si no encuentra estímulos suficientes se aburre y llora, llora con desconsuelo aberrante. Y os aseguro que uno no se acostumbra a que todos se giren a mirar la fuente de ese llanto. Me agrada que sea curioso y observador, que mire a los niños más mayores con adoración, pero no siempre compensa lo bueno con sus rabietas, con esos enfados constantes cada vez que no se hace lo que él quiere. Me he cansado de escuchar que mi hijo es un malcriado, un malcarado… Me he hartado de que mi entorno ponga en tela de juicio la educación que le estoy dando, que fácilmente arremetan contra mí acusándome de mimarlo en exceso… Y ahora, la luz se arroja sobre mi situación y me ayuda a entender que he hecho las cosas bien, todo lo bien que he podido -y he sabido- pero que hay algunas que se escapaban de mi control. Me reconforta encontrarle una explicación a ese ademán suyo de tirarse de espalda al suelo -con golpe en la cabeza incluído- con cada enfado, una caída que con el paso de los meses ha teatralizado y suavizado. Ahora comprendo que cuando curva su espalda hacia atrás, en plena crisis de llanto, es cierto, no es un bebé normal, simplemente es un niño de alta demanda. El mismo niño que patalea a la hora de cambiarle el pañal o vestirlo, que ha estado a punto de caer rodando del cambiador en tantísimas ocasiones. ¿Por que es tan difícil algo tan sencillo? Porque él es así. Y detesta todo lo que los bebés adoran como la hamaquita (por mucho que sea la màgica babybjörn), el parque… todo lo que no sea andar libre, siempre cerca nuestra, vigilante… lo más lejos a mi lado. 

Qué decir tienen sus múltiples despertares nocturnos, sus mini siestas de treinta minutos, su incapacidad para conciliar el sueño por sí solo, el síndrome de la cuna con pinchos cada vez que dormido en mis brazos intento soltarlo. Su manera de despertarse de un salto, sobresaltado, siempre en alerta, incluso cuando rendido comienza a conciliar el sueño, pero está a su vez pendiente de cualquier estímulo. En su caso, la lactancia materna no fue su piedra filosofal, más bien el biberón, por el que siente absoluta adoración. Lo succiona para dormirse, para calmarse en pleno enfado, para sobrellevar temporalmente el viaje en coche, tras una rabieta, para calmar su apetito… Es versátil… Incluso ha desarrollado con él ése tipo de succión que permite no extraer leche pero si calmarse succionando cual chupete, en su caso soplando.

Es pura energia…No para. Corre, salta, chilla, tira objetos… No es un bebé al uso. Y me agota, a mí y al de más abajo. No es hiperactivo como tal pero sí tiene una conducta de actividad extrema.

Y un último detalle: leí en un blog que los bebés de alta deanda nacen con los ojos abiertos porque todo lo observan y así es, Bollito nació con los ojos abiertos, y siempre lo ha observado todo con una curiosidad insaciable.

Dicen que los bebés de alta demanda son niños de altas capacidades, pienso que tal vez sea una compensación por lo duro que es renunciar a tantas cosas. Eso supongo que solo lo sabré con el tiempo. No niego que sea difícil -mucho- que a veces piense que Bollito está matando a su hermanito porque se te quitan las ganas de volver a pasar por todo, no es cuestión de un año, ni de dos, es una vida… Hasta que aprenda a canalizar las energías, por lo tanto no sé cuándo podré volver a ser yo. Mi mayor preocupación es que Bollito 2, en caso de que nos decidiésemos a dar el paso, también sea un bebé de alta demanda. 

¿Alguien más en la sala con un bebé AD?

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Bebés de alta demanda

  1. Es tan duro ser madre de un niño de alta demanda, juzgarte y juzgarte continuamente pero por mi experiencia te tengo q decir una cosa, no sólo no lo estás malcriando si no q haces un esfuerzo sobre humano superior al de la mayoría por él y eso te convierte en una supermamá, q no se te olvide.
    Si te sirve de consuelo mi hija se fue calmando poco a poco y ahora se duerme sola y toda la noche, aguanta 3 horas de coche, le gusta el cochecito…. Increíble. Aún así me tachan de malcriala, ni caso 😋

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s