Sin categoría

Sobrevivir a la varicela en verano 

Cuando Bollito contrajo la varicela lo primero que me dijo el pediatra fue: nada de sol. Obviamente por el tema de las cicatrices, aunque dicha premisa a las puertas del verano (era principios de junio) y viviendo en el Mediterráneo se me antojaba una odisea. Es cierto que al principio (por lo menos hasta que caigan las costras) es mejor huír del sol cual vampiro. Nosotros evitábamos ir al parque (a no ser que en éste hiciese sombra), dotamos su cochecito de capota y parasol e ideamos infinidad de juegos de interior (algo poco apetecible cuando las tardes comienzan a estirarse y el calor de la calle te llama a voces)

Una vez superada la etapa costras sobrevivir a la varicela es relativamente sencillo si se toman algunas precauciones. En primer lugar nos hicimos con una camiseta de pantalla solar, las vende en Decathlon pero tambíen en cualquier gran superficie con sección de textil. Son esas camisetas o mallas (hay de parte de arriba o incluso de cuerpo entero) que emplean los surferos (las hay de invierno que son para no perder el calor corporal y de verano para no torrarse) Seguro que os suenan porque son las que emplean los niños guiris para proteger sus pieles lechosas. Garantizan un filtro solar equivalente a un factor 30. Nosotros antes de ponérsela le untábamos crema de protección solar máxima (en mi opinión la mejor es la ISDIN INFANTIL 50, un poco cara pero además de absorción instantánea y con su spray es muy fácil de aplicar) Después de la crema le poníamos la camiseta de pantalla. En nuestro caso solo compramos camiseta porque la mayoría de las cicatrices las tenía en el pecho, si hubise tenido en los muslitos había la opción de mono. Es muy importante que la camiseta tenga una cremallera para hacer más grande el orificio de la cabeza, ya que de lo contrario hay que meterlo a presión (no deja de ser cual malla elástica) y puede que al peque le moleste y enfade el estirón (que la verdad es un buen estirón, en honor a la verdad)

Para la cara más crema y un gorrito de volantes. También (y creo que no hace falta decirlo) evitar nadar o exponerse al sol en las horas de mayor intensidad, esto es de 12 a 16, e incluso antes-después.

Tema cicatrices: una vez han caído las costras las tratamos con aceite de rosa mosqueta, en el caso de las más profundas (no desesperéis, la piel de los bebés es muy elástica y se regenera con facilidad) aplicábamos una crema que se llama Blastoestimulina y que es especialmente cicatrizante (yo también la empleé para la cicatriz de la cesárea) eso sí, hay que ponerla por la noche ya que llevando la crema nos dijo la pediatra que no lo podía pegar el sol pues puede producir manchas en la piel. Para los más amigos de la medicina natural la marca Mary Kay tiene una crema que es únicamente de parafina que es mano de santo. Supuestamente forma parte de un tratamiento de manos en tres fases aunque yo la he empleado en multitud de heridas. Fue lo que más me borró la cicatriz de la cesárea (ya lo expliqué en su momento) pero también me ha difuminado infinidad de heridas, las marcas de la varicela del peque, raspaduras suyas, etc!! La única advertencia es que es muy grasa y si se la pones (en su caso en la frente) y luego te apoya la frente en tu ropa: mancha al canto, y deamás mancha aceitosa!!

Os aseguro que poco a poco todo pasa y al final esas marcas de guerra pasan al recuerdo. Obviamente no todas desaparecen, pero os sorprenderéis de la cantidad de gente que presume luego de ellas!!

Anuncios

4 comentarios sobre “Sobrevivir a la varicela en verano 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s